Tortilla española, sin huevo y sin patatas

Durante los años 40 del franquismo, para no ser demasiado extremistas, se pasaba hambruna tan solo en algunas partes del país, y siempre más en la ciudad que en el campo. En cierta manera, quien contaba con una parcela de terreno y unos cuantos animales podía mantenerse a sí mismo y a su familia.

La autarquía conllevó el cierre de las fronteras y la producción para el abastecimiento del país con la fuerza y los recursos nacionales. Nada de ayuda extranjera, el orgullo patrio y el esfuerzo de su proletariado sus “productores” sacaría a España de la miseria. Esta cerrazón político-económica llevó a la implantación de la “Cartilla de racionamiento”, eso sí, por categorías en función de la renta percibida. Al final, la escasez de circulación de alimentos agudizó el ingenio de nuestros abuelos. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios